Tienda Online DE CHIMENEAS DE BIOETANOL

¿Cómo funciona chimenea bioetanol?

Así como existen las chimeneas a leña, se han creado otros mecanismos de calefacción que no utilizan madera como combustible, estas son las chimeneas de bioetanol, las cuales utilizan el bioetanol, también conocido como bioalcohol, que es el líquido natural encargado de generar calor, de manera ecológica.

Su funcionamiento es simple. El espacio de la chimenea posee un pequeño depósito para el combustible, donde se encenderá. El líquido, mientras se quema, genera un calor intenso, sin la posibilidad de disminución, puesto que las chimeneas no poseen tiro. Gracias a esto, no existe ningún espacio por donde la energía emanada pueda escapar, así que la misma se concentrará en toda la estancia.

Debido a su mecanismo de consumo, el combustible puede usarse entre un cuarto de litro y cerca de tres cuartos de litros durante una hora. Es así como, según las dimensiones de las chimeneas, pueden depositarse hasta cinco litros de bioetanol en la misma.Usándose de manera consciente, con una llama no muy alta, el uso de este mecanismo de calefacción puede durar hasta 20 horas continuas. Al momento de encender estas chimeneas, puede generarse cierto olor característico del bioetanol que no se considera tóxico y con poca duración en el ambiente.

¿QUE ESTÁS BUSCANDO?

¿Cómo encender chimenea bioetanol?

Algunas de las chimeneas bioetanol, pueden traer consigo todas las herramientas necesarias para su posterior encendido. Sin embargo, en caso de este no poseerlo, se puede admitir el uso de los mismos materiales que se tengan en casa, recomendando restringirlas para el uso de la chimenea, ya que entra en contacto con líquido inflamable.

En primer lugar se vierte el bioetanol en el o los depósitos de quemado, con la ayuda de una jarra y un embudo, observando que el líquido no supere los dos tercios del espacio. En caso de derramar algo de líquido fuera de los tanques, debe limpiarse cuidadosamente para evitar el desarrollo de algún accidente inflamable.

Con la ayuda de una mecha de longitud adecuada, se enciende el quemador. Debe colocarse el mechero en uno de los extremos del o los depósitos, dejando que el contacto con el bioalcohol quede aproximadamente a 10 cm de la mano. Puesto que al encenderse el combustible, se deberá retirar rápidamente el mechero.Cuando esto no ocurre en el primer intento, se podrá colocar el mechero un poco más al centro de la apertura. Dejando la tapa abierta mientras el oxígeno alimenta la llama, para luego cerrar la tapa. 

¿Cómo instalar chimenea bioetanol?

En principio, se debe tener una caja de madera con las dimensiones deseadas y una apertura en la parte superior, la cual se coloca en el lugar deseado para la chimenea. Decorando la misma, con una placa de mármol o cualquier otro material, según sea el gusto del propietario o diseñador.

El quemador, se debe colocar dentro del agujero de la caja de madera, encajándola de manera correcta, para evitar movimiento y con esto derrames de líquido. Si se trata de quemadores eléctricos, la ubicación de la chimenea debe tener cerca una toma de corriente donde poder conectar el mismo. En cambio, si se trata de un quemador natural, es importante que no tenga cerca nada que pueda entrar en contacto con el fuego y, además, su posición debe ser adecuada y cómoda para el fácil encendido del combustible.

Los diferentes quemadores deben tener en un extremo la boca del depósito, por lo tanto, también es importante observar la ubicación del mismo, para que en la instalación se estudie si el espacio es adecuado para el llenado de los recipientes o no, así como la altura de la jarra para el vertido del bioalcohol en el tanque.

¿Cuánto consume una chimenea bioetanol?

El consumo de las chimeneas de bioetanol o biochimeneas, no depende únicamente de su capacidad o la cantidad de quemadores que tenga, sino que influye directamente el espacio en el que estén ubicadas.

El volumen de la estancia, así como la temperatura a la que se quiere establecer la chimenea y la misma potencia calorífica del quemador, son las variables que determinan el consumo de las biochimeneas. Por esto, la cantidad de combustible a utilizar depende de la temperatura deseada.

Si se trata de temperaturas bajas, con 0,3 o 0,4 litros de bioetanol por hora será suficiente para mantener la estancia en la temperatura deseada. Pero, esto será siempre y cuando el quemador se coloque en su máxima potencia.

Luego de aproximadamente 40 minutos, la temperatura se mantendrá constante, por lo tanto el quemador puede reducir su potencia calorífica y a su vez el consumo de combustible reducirá. El gasto exacto será de 0,2 a 0,3 litros de bioalcohol por hora. Equivaliendo a un litro de bioetanol vertido cada cuatro o cinco horas de calefacción.

Si la temperatura ambiente se encuentra a de 16°C, en poco tiempo la chimenea podrá alcanzar unos 20°C en su máxima potencia, incrementando gradualmente.

¿Cuánto calienta chimenea bioetanol?

Debido a la forma, las chimeneas sólo pueden calentar el espacio de la habitación donde son instaladas. Por esta razón, este tipo de chimeneas no se consideran como calefacción principal, sino como un complemento para los mimos. Permitiendo que solo se caliente las habitaciones que se usen en el momento o donde esté ubicada la misma.

De esta manera, para poder saber cuánto calientan estas chimeneas, será necesario conocer muchas variantes ajenas o no a la chimenea. En principio la capacidad de los quemadores, observando hasta dónde puede llegar su potencia.

De igual forma, el volumen o el espacio de la habitación, uniendo esto a lo anterior, si la estancia es grande, el quemador deberá tener mayor capacidad. A su vez, también es importante conocer si la habitación posee mucha ventilación.

Además de todo esto, también influye considerablemente el tipo de etanol utilizado. Puesto que existen diferentes tipos y de diferente capacidad calorífica. Por lo que hay que evaluar en principio las variables antes mencionadas, para conocer el tipo de etanol requerido y con esto conocer si la chimenea calienta lo suficiente para mantener la habitación a la temperatura deseada.

¿Dónde colocar una chimenea bioetanol?

Cumpliendo con los requisitos de seguridad para el uso de las biochimeneas, será necesario tener ciertas distancias bases para la ubicación de las mismas. Según cada modelo, las distancias pueden variar, sin embargo el promedio será entre las siguientes longitudes:

Un quemador a 50 cm hacia delante de la pared trasera del cajón, un quemador a 20 cm tanto del lado derecho como del izquierdo, cuando se trata de chimeneas con costados cerrados. Un quemador a 50 cm tanto del lado derecho como del izquierdo, cuando se trata de chimeneas con costado abierto.

Un quemador 60 cm por debajo del techo del cajón, cuando las chimeneas son cerradas arriba, y,  un quemador 1 m por encima del nivel del piso, cuando la chimenea es abierta por encima.

En caso de tapizar con materiales inflamables, se recomienda recubrir con tableros ininflamables, de manera que las distancias antes mostradas no varíen. En caso contrario, se deberá aumentar las mismas para que exista más libertad para el fuego sin riesgo de expandirse.

Además, la habitación adecuada para la ubicación de la chimenea es aquella que tenga buena ventilación, preferiblemente de uso frecuente, para que así la chimenea pueda distribuir el calor por toda la habitación.

Chimeneas bioetanol ventajas y desventajas

La principal ventaja de las chimeneas de bioetanol, es que la llama no emana humo, de esta manera, no requiere salida de humo que supone un gran consumo de espacio de diseño en la habitación.

Asimismo, esto supone mayor facilidad de instalación, así como menos proceso constructivo, puesto que no se necesita abrir agujeros o tabicar el espacio. Debido a que el combustible es mucho más limpio que la madera, y al no producir humo, tampoco se originará el molesto hollín que se adhiere a las paredes, por lo que no requiere mucha limpieza de la tabiquería.

Además, no produce olor y por no emanar humo, el calor no se pierde sino que se concentra. Y debido a su cómodo diseño, pueden colocarse en cualquier lugar de la habitación, pudiendo jugar con el diseño de la misma para hacerla más atractiva sin dejar de ser segura.

Por otra parte, dentro de sus desventajas, está su elevado costo. Puesto que el diseño es más moderno por lo que suele tener un valor más elevado de lo usual, sin contar precio del combustible por litro, que llega a cantidades exageradas.

Aun cuando el etanol no posee olor considerable, al encenderse desprende un olor que a pesar de no ser tóxico, puede camuflarse con ciertos ambientadores. Con el tiempo puede reducir, pero si se encuentra en lugares cerrado el olor permanecerá en la habitación.

A pesar de mantener el calor concentrado, gracias a que no libera humo. Al momento de apagarse el combustible, el calor se extingue inmediatamente. A diferencia de la madera, que deja de irradiar calor mientras el fuego se apaga. Por lo que habrá que esperar el tiempo de enfriamiento del combustible para volver a verterlo y posteriormente encender la chimenea en caso que aún haga falta calentar la estancia.

¿Cómo decorar con una chimenea bioetanol?

El cómo decorar una chimenea de bioetanol dependerá mucho de la decoración general de la habitación, de la ubicación de la biochimenea y de la forma y tamaño de la misma.

Para chimeneas empotradas, no se requiere decoración, puesto que las mismas suponen un elemento decorativo más, pudiendo apreciarse como un cuadro. Sin embargo, se les puede colocar repisas externas donde poner portarretratos o pequeños adornos, o marcos.

Si se trata de chimeneas empotradas en mesas, puede colocarse piedras alrededor del quemador o dejarlo con aspecto metálico, según sea el gusto del usuario. Dándole toques elegantes con el vidrio a su alrededor, que además cumple una función de seguridad.

¿Qué es mejor chimenea bioetanol o eléctrica?

Si se trata de escoger entre una chimenea eléctrica o una de bioetanol, se debe considerar que ambas tienen muchas ventajas. Por una parte, para poder mantener el ambiente caliente con una chimenea eléctrica será necesario que siempre haya energía. Mientras que para la biochimenea no se necesita electricidad, pero si es totalmente necesario el combustible para poder funcionar.

Considerando los gustos ambientales, las chimeneas de bioalcohol generan fuego real, lo cual es muy agradable para ciertas ocasiones, en reuniones familiares o incluso de negocios. Pero, las chimeneas eléctricas no requieren ventilación, pudiendo instalarse en cualquier tipo de habitación.

Aun cuando ambas pueden usarse de manera decorativa y funcional y, observando las ventajas que presentan, para saber cuál de ellas es considerada la mejor, se necesita conocer las necesidades del consumidor o los requisitos del diseñador. De acuerdo al tipo de habitación y los gustos particulares.Según esas consideraciones se realizará una búsqueda minuciosa de la chimenea más idónea para cada hogar. Sin embargo, las chimeneas de bioetanol tienen gran ventaja ecológica, puesto que no consume energía en absoluto y no tienen efecto contaminante por la carencia de humo; por lo que siempre tendrá inclinada la balanza hacia su lado.